Durante el invierno las noches se hacen más largas, los días más cortos, descienden las temperaturas y la tierra se vuelve estéril. En la mitología griega, es durante el invierno cuando la hermosa Perséfone desciende al infierno para regresar en primavera y hacer renacer las flores; gracias a este trato la tierra se vuelve cíclica. El invierno siempre es una época de meditación, introspección y muerte. En la cultura occidental el invierno marca la muerte del año viejo y el comienzo de un nuevo ciclo. Es imprescindible conocer este simbolismo, la importancia de la muerte metafórica para que exista la oportunidad de crear algo nuevo. Las culturas originarias de todo el mundo han celebrado el solsticio de invierno con esta intención.

Es en esta época de invierno que se forman energías introspectivas, de contemplación. Es el momento ideal para comenzar de nuevo, reunirse con los seres queridos, para planificar y enfrentar el futuro. En medio de la oscuridad de esta época se celebra el cambio de estación y se entiende la necesidad del descanso de la tierra, de la muerte para que renazca todo con más ímpetu en la primavera.

Con un año nuevo se siente el deseo casi incontenible de re-comenzar, de re-nacer, es como si te entregaran una página en blanco que tienes derecho a llenar con tus deseos y aspiraciones. Precisamente esa es la función que suelen cumplir los propósitos de año nuevo. El problema está en que la lista de propósitos carece de poder, son una suerte de promesas vacías sin planes que rara vez llegan a completarse. Es triste que desperdicies toda la energía que concentra el comienzo de un nuevo ciclo sólo porque careces de las herramientas para aprovechar completamente el proceso energético que se desencadena en esta época. Es por ello que te proponemos un calendario que puede servirte de guía a la hora de construir tus propios propósitos de año nuevo.

Enero: Aquí y ahora
En el mes de enero sería ideal dedicarse a aprender a estar siempre presentes. Parece una cosa muy obvia, pero rara vez tenemos control de nuestra mente, siempre divagando en preocupaciones y estrés. Comienza simple: saborea consciente cada bocado de comida, concéntrate en lo que sientes en determinado momento. Hazlo una vez al día, luego aumenta el tiempo. El objetivo es aprender a estar conscientes del ahora.

Febrero: trabaja tu autoestima
Aprender a quererte a ti mismo, a aceptarte y tratarte con amor es fundamental para que cualquier objetivo que te propongas avance. Para ello puedes trabajar directamente con el desbloqueo y balance de tu chakra raíz a través del kundalini yoga, meditación, reiki o cualquier terapia que te agrade. Asimismo, puedes trabajar con afirmaciones positivas y meditaciones.

Marzo: Enfrenta tus temores
Todos los seres humanos tenemos miedo. Puede ser algo tan irracional como a las mariposas o sencillamente, temor a envejecer solo. Sea lo que sea, puedes dedicar este mes a reconocer tus temores y comenzar a trabajarlos. Puedes hacer aproximaciones controladas, pero también es posible solicitar apoyo de terapeutas para adquirir las herramientas. Un poco de meditación, intentar comprender de dónde viene y por qué están en tu vida.

Abril: Afirmaciones positivas
Abril es el mes de las flores y la primavera, así que puedes ponerte a tono con la temporada rodeándote de afirmaciones positivas. Puedes escoger trabajar algún aspecto que te parezca problemático o sencillamente reforzar tu buena actitud.

Mayo: Sonríe
El poder del lenguaje corporal es impresionante y a menudo solemos ignorarlo. Una forma muy sencilla de aprovechar todo su potencial es a través de la sonrisa. Salir a diario y sonreír a las personas que te cruzas y te miran puede hacer una gran diferencia en el ambiente que te rodea. Todo será más positivo, mejorará tus habilidades sociales y aligerará tus cargas.

Junio: Agradecer
Despierta cada día y agradece algún aspecto de tu vida. Hazlo a conciencia, pensando de dónde viene y qué beneficios aporta a tu vida. El agradecimiento es la clave de la prosperidad.

Julio: Cambio de hábitos
El verano es la fecha típica de dietas y planes alocados. En vez de torturarte pensando que debes ser de alguna forma en específico, intenta concentrarte en aquello que deseas hacer y la forma de llegar allí: cambiar tus hábitos. Comienza a comer más vegetales y frutas, cambia el azúcar por una alternativa saludable, deja de fumar… piensa que adquirir nuevas costumbres es sencillo y lo lograrás.

Agosto: Prueba algo nuevo
Nada como la rutina para echar a perder tu entusiasmo. En este mes podrías comenzar proponiéndote el probar algo diferente a lo de siempre cada semana. Puedes comenzar con un platillo diferente en un restaurante, un curso de tarot, una clase de danza, lo que desees. Tal vez descubras una nueva pasión.

Septiembre: mejora tus relaciones
Hay momentos en que hace falta detenerse y no dar por sentadas a las personas con las que haces vida. Familia, amigos, pareja, todos cumplen un rol importante. En este mes puedes proponerte hacer algo cada semana para agradecer su presencia en tu vida, desde mejorar la comunicación hasta un pequeño detalle. Todo cuenta.

Octubre: Organizar
Reserva algo de tiempo para ordenar tus posesiones y tus afectos. Una limpieza profunda, deshacerte de los objetos que no necesitas, ponerle atención a tus espacios. Asimismo, revisa las personas en tu vida, atesora las que son positivas y piensa en tomar distancia de aquellas que puedes considerar tóxicas. Puedes probar el método Kon-Mari para organizar, es bastante sencillo pero poderoso y terapéutico.

Noviembre: Presta atención a tu cuerpo
¿Haces algún deporte o actividad física? ¿Cómo está tu alimentación? Dedica este mes a vigilar y mejorar todo lo que haces para mantener en correcto estado tu cuerpo físico. Prueba hacer algo de deporte, aunque sea caminar. Integra un día vegetariano en tu dieta semanal… los cambios serán increíbles.

Diciembre: Introspección
Aprovecha la energía de este mes para recapitular, entender tus lecciones, agradecer y compartir con tus seres queridos. Comienza haciendo revisión, agradeciendo a cada persona especial, pensar en los momentos difíciles y lo que has aprendido. Estarás listo para recibir un año nuevo, en el que has crecido como persona.

Begoña Ramos

 

En cumplimiento de la Ley, te informo que este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Si necesita saber cómo eliminar cookies puede informarse aquí política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Abrir chat